close mobile menu icon

 Vacuna contra el COVID-19 

 Vacuna contra el COVID-19 

Vea abajo cómo vacunarse.

La vacuna del COVID-19 es gratis. No se requiere estado migratorio, ni seguro médico.

GO
Make an appointment in English

Las personas con discapacidades o sin acceso a una computadora pueden llamar al 833-540-0473 entre las 8:00 a.m. y 8:30 p.m. los 7 días de la semana para recibir asistencia con la programación de citas.

Información sobre la dosis de refuerzo de Pfizer

Los residentes del condado de Los Ángeles aprobados para recibir una dosis de refuerzo de Pfizer incluyen a aquellos que recibieron la segunda de la serie de 2 dosis de la vacuna Pfizer hace al menos 6 meses y son los siguientes grupos:

  • 65 años o más
  • Residentes de centros de cuidados a largo plazo
  • De 18 a 64 años con afecciones médicas subyacentes
  • De 18 a 64 años con alto riesgo institucional u ocupacional, incluidos los trabajadores de la salud, los socorristas, los maestros y el personal de guarderías, los trabajadores de tiendas de alimentos y los trabajadores en albergues para personas sin hogar o prisiones
How to Get Vaccinated

Cómo vacunarse

Todo lo que necesita saber sobre cómo vacunarse.

Después de recibir la vacuna

Después de recibir la vacuna

Orientación sobre los efectos secundarios, guías de seguridad y mucho más.

¡Las clínicas de vacunación ahora abren los domingos!

No se necesita cita previa. Protejámonos a nosotros mismos, a nuestros seres queridos y a nuestra comunidad vacunándonos.

¿Tiene preguntas sobre la vacuna contra el COVID-19?

La Dra. Eloisa González del Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles responde preguntas comunes sobre la vacuna COVID-19. En esta serie de videos, cubre temas como:

  • ¿Cuáles son los efectos secundarios?
  • ¿Hay que usar mascarilla después de haber recibido la vacuna?
  • ¿Las vacunas actuales son efectivas contra las nuevas variantes?

Y muchas más preguntas.

¿Tiene preguntas sobre la vacuna contra el COVID-19?

Preguntas más frecuentes

Preguntas más frecuentes

Actualizado 8/14/21

Estas preguntas frecuentes (FAQ) brindan información sobre las tres vacunas contra el COVID-19 que están autorizadas en Estados Unidos. Estas vacunas son fabricadas por Moderna, Pfizer y Janssen/Johnson & Johnson (J&J).

La vacunación contra el COVID-19 es importante porque es la mejor manera de prevenir el COVID-19. Las vacunas son extremadamente buenas para evitar que las personas se enfermen por COVID-19 y terminen en el hospital o mueran. También reducen el riesgo de contraer una enfermedad crónica por COVID-19 y faltar al trabajo y a la escuela.

Cuando nos vacunamos, no solo nos protegemos a nosotros mismos, sino que también protegemos a nuestra familia, amigos y vecinos. Esto incluye a los niños menores de 12 años que aún no pueden vacunarse y a las personas con sistemas inmunitarios muy débiles para quienes la vacuna es menos eficaz.

Cuantas más personas se vacunen, menos probable es que el COVID-19 se propague o que se establezcan nuevas variantes del virus. Incluso las personas que han tenido COVID-19 deben vacunarse porque su inmunidad natural puede no durar lo suficiente o no ser lo suficientemente fuerte, y podrían infectarse nuevamente.

Usted puede hacer su parte para ayudar a detener la pandemia si se vacuna.

Las vacunas funcionan extremadamente bien. Incluso con la variante Delta, las 3 vacunas reducen en gran medida el riesgo de enfermarse por COVID-19 y son muy eficaces para prevenir la enfermedad grave, hospitalización y muerte.

Se considera que está completamente vacunado completamente vacunado 2 semanas después de recibir la vacuna J&J o 2 semanas después de una segunda dosis de la vacuna Pfizer o Moderna. Esto se debe a que su cuerpo necesita tiempo para desarrollar inmunidad al COVID-19 después de que se haya vacunado. Es posible infectarse mientras la vacuna está haciendo efecto, por lo que es importante que continúe protegiéndose contra el COVID-19 durante las 2 semanas completas.

Una vez que esté completamente vacunado, todavía existe un pequeño riesgo de que pueda infectarse. A esto se le llama infección irruptiva (casos de infección en personas vacunadas si son expuestas al virus) y, aunque es raro, es de esperar porque ninguna vacuna es perfecta. Cuando las personas vacunadas se infectan, por lo general no se enferman tanto como las personas no vacunadas y sus síntomas no duran tanto. A veces no presentan ningún síntoma. Si una persona vacunada contrae COVID-19, es menos probable que transmita el virus a otras personas.

No. Si tiene seguro, su médico o farmacia pueden cobrarle a su compañía de seguros una tarifa por administrar la vacuna. Las personas sin seguro médico también pueden recibir las vacunas contra el COVID-19 sin costo alguno. No hay pagos de bolsillo para nadie.

No. La vacuna contra el COVID-19 se administra sin costo alguno, sin importar el estatus migratorio. No se le preguntará sobre su estatus migratorio cuando reciba la vacuna contra el COVID. Su información médica es privada y recibir la vacuna contra el COVID-19 no afecta su estado migratorio. No necesita una identificación (ID) emitida por el gobierno o una carta de su empleador para vacunarse. Si tiene preguntas sobre inmigración, visite el sitio web de la Oficina de Asuntos de Inmigración oia.lacounty.gov o llame al 800-593-8222.

Las vacunas están disponibles en cientos de lugares en todo el Condado de Los Ángeles, que incluyen clínicas, farmacias, lugares de trabajo, escuelas, centros religiosos, desarrollos de viviendas para personas mayores y establecimientos de cuidado a largo plazo. También hay sitios de vacunación comunitarios y sitios móviles o temporarios en lugares como estaciones de metro y parques. La vacunación en el hogar está disponible para las personas que no pueden salir del hogar. Muchos lugares no requieren cita.

Visite VacunateLosAngeles.com y haga clic en "Cómo vacunarse" para encontrar un lugar o solicitar una vacunación en el hogar. Si necesita ayuda, puede llamar al Centro de atención sobre vacunas del DPH al 833-540-0473los 7 días de la semana de 8 A.M. a 8:30 P.M. Pueden organizar la vacunación en el hogar, transporte gratuito a un sitio de vacunación o ayudar con el paratránsito y otros servicios para personas con discapacidades. La información también está disponible en varios idiomas 24/7, llame al 2-1-1.

Visite VacunateLosAngeles.com (consulte las instrucciones anteriores) y haga clic en el filtro para encontrar un lugar que ofrezca el mismo tipo de vacuna que recibió para su primera dosis. Asegúrese de llevar su tarjeta de vacunación del CDC a su cita para la segunda dosis.

  • La vacuna J&J/Janssen se administra en una sola dosis.
  • La vacuna Pfizer se administra en 2 dosis con un intervalo de 21 días.
  • La vacuna Moderna se administra en 2 dosis con un intervalo de 28 días.

Si se tarda en recibir la segunda dosis de una serie de 2 dosis, no es necesario que comience de nuevo. Es importante recibir el mismo tipo de vacuna para ambas dosis.

Con las 3 vacunas, no se considera que esté completamente vacunado hasta 2 semanas después de su última vacuna.

Si tiene un sistema inmunológico moderado o gravemente debilitado (inmunodeprimido) y ya recibió 2 dosis de la vacuna Pfizer o Moderna, se recomienda que reciba una tercera dosis de la misma vacuna. Actualmente, no se recomienda una dosis adicional para quienes han recibido la vacuna J&J porque la FDA todavía está evaluando qué tan bien funciona en personas con sistemas inmunológicos débiles. Para obtener más información, consulte ¿Pueden las personas con sistemas inmunológicos débiles recibir la vacuna contra el COVID-19? a continuación.

No se recomiendan dosis de refuerzo para el público en general en este momento.

Se considera que está completamente vacunado contra el COVID-19 dos semanas después de que:

  • Haya recibido una dosis única de la vacuna contra el COVID-19 Johnson & Johnson (J&J)/Janssen, o
  • Haya recibido una segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19 Pfizer o Moderna, o
  • Terminó la serie de una vacuna contra el COVID-19 que ha sido listada para uso de emergencia por la Organización Mundial de la Salud.

Para obtener más información, consulte ¿Pueden las personas con sistemas inmunológicos débiles recibir la vacuna contra el COVID-19? A continuación.

Los empleados cubiertos en el sector público o privado que trabajan para empleadores con más de 25 empleados tienen derecho a recibir hasta 80 horas de licencia por enfermedad relacionada con COVID- 19 desde el 1 de enero de 2021 hasta el 30 de septiembre de 2021. Esto incluye asistir a una cita de vacunación o estar incapaz de trabajar o teletrabajar debido a síntomas relacionados con la vacuna. Para obtener más información, consulte las preguntas frecuentes (FAQ) y el póster sobre las Horas de Enfermedad Pagadas Suplementarias por COVID-19 de 2021.

La tarjeta de registro de vacunación contra el COVID-19 del CDC (tarjeta en blanco) es la prueba oficial de vacunación. Todos deben recibir uno cuando se vacunen. Guárdela en un lugar seguro, ya que no se puede reemplazar. Considere tomarle una foto o hacer una fotocopia.

Todas las personas vacunadas en California pueden solicitar un Registro de Vacunación contra el COVID- 19 digital en myvaccinerecord.cdph.ca.gov. Este también es un registro oficial. Se puede descargar a la billetera digital de Google Pay en un teléfono Android. (Pronto estará disponible una versión de Apple Wallet para iPhones). Para obtener más información, visite la página web de Registros de vacunación.

Las vacunas funcionan preparando las defensas naturales de su cuerpo para reconocer y combatir los gérmenes que pueden enfermarlo.

  • Algunas vacunas tienen versiones muertas o debilitadas del germen.
  • Otros tienen sustancias hechas para parecer parte del germen.
  • Las vacunas contra el COVID-19 le enseñan al cuerpo a producir proteínas que parecen parte del virus que causa COVID-19. No tienen ninguna forma del virus COVID-19, vivo, debilitado o muerto. (Consulte la pregunta “¿Cómo funcionan las vacunas contra el COVID-19?” Para obtener más información).

Cuando se vacuna, su sistema inmunológico responde de la siguiente manera:

  • Fabrica anticuerpos. Estas son proteínas producidas naturalmente por el sistema inmunológico para combatir enfermedades.
  • Prepara sus células inmunes para responder a futuras infecciones.
  • Recuerda la enfermedad y cómo combatirla. Si está expuesto al germen después de recibir la vacuna, su sistema inmunológico puede destruirlo rápidamente antes de que se enferme.

Esto es lo que hace que las vacunas sean tan efectivas. En lugar de tratar una enfermedad después de que suceda, las vacunas pueden evitar que nos enfermemos en primer lugar.

Las 3 vacunas contra el COVID-19 funcionan enseñando a nuestras células inmunitarias cómo producir proteínas de pico de imitación (los picos en forma de corona en la superficie del virus COVID-19). Hacer la proteína de pico no daña nuestras células.

  • Nuestro sistema inmunológico ve la proteína de pico y sabe que no pertenece allí.
  • Nuestro cuerpo reacciona creando una respuesta inmunológica. Produce anticuerpos que pueden actuar contra la proteína de pico del virus COVID-19 y prepara las células inmunes. Esto nos protegerá si nos exponemos al virus en el futuro.

Las vacunas contra el COVID-19 difieren en la forma en que enseñan a nuestras células a producir la proteína de pico:

  • Las vacunas fabricadas por Pfizer y Moderna se denominan vacunas de ARNm. El ARN mensajero (ARNm) es material genético que le dice a nuestro cuerpo cómo producir proteínas. El ARNm de la vacuna está envuelto en burbujas aceitosas (conocidas como nanopartículas lipídicas). Cuando el ARNm ingresa a nuestras células, les enseña cómo hacer copias de la proteína de pico.
  • La vacuna fabricada por J&J/Janssen se llama vacuna de vector viral. El vector (o vehículo) utiliza un virus inofensivo para transportar el material genético a nuestras células. Nuestras células leen el material genético y producen ARNm, y este ARNm enseña a nuestras células a producir la proteína de pico. El vector viral es una versión inofensiva del virus del resfriado común. No puede replicarse dentro de nuestras células ni causar enfermedades y no puede cambiar nuestro ADN de ninguna manera.

Puede obtener más información en el sitio web del CDC Comprender cómo funcionan las vacunas contra el COVID-19.

Para obtener una lista completa de los ingredientes, consulte la Hoja Informativa para Receptores y Cuidadores de cada vacuna: vacuna contra el COVID-19 Pfizer-BioNTech, vacuna contra el COVID-19 Moderna y vacuna contra el COVID-19 J&J/Janssen. Las vacunas Pfizer y Moderna contienen polietilenglicol (PEG) y la vacuna J&J contiene polisorbato. Ninguna de las vacunas contiene huevos, gelatina, látex ni conservantes.

No, ninguna de las vacunas contra el COVID-19 autorizadas para su uso en Estados Unidos contiene tejido o células fetales.

  • Pfizer y Moderna no utilizaron ninguna línea celular fetal para desarrollar o producir sus vacunas contra el COVID-19. Pero sí usaron una línea celular fetal para pruebas de laboratorio antes de que sus vacunas fueran probadas en personas.
  • Johnson & Johnson utilizó una línea celular fetal para desarrollar y probar su vacuna contra el COVID-19. También lo utilizan para la producción. Las vacunas contra el COVID-19 en sí mismas no contienen células fetales.

Las líneas de células fetales se hicieron en laboratorios a partir de células de 2 abortos realizados en 1973 y 1985. Ninguna de las células fetales utilizadas provino de un aborto reciente o de un aborto realizado con el único propósito de desarrollar una vacuna u otra investigación.

La Iglesia Católica ha revisado el uso de células fetales para este propósito y ha declarado que “es moralmente aceptable recibir vacunas contra el COVID-19 que han utilizado líneas celulares de fetos abortados en su proceso de investigación y producción”. Si este tema le preocupa, le recomendamos que revise el documento Vacuna Contra el COVID-19 y Líneas de Células Fetales con detenimiento para que pueda tomar una decisión informada sobre su vacunación.

No. No puede contraer el COVID-19 por la vacuna. Ninguna de las vacunas contra el COVID-19 contiene el virus que causa el COVID-19.

Si contrae el COVID-19 poco después de vacunarse, es porque fue infectado por alguien con el COVID-19 alrededor del tiempo en que fue vacunado. Los síntomas pueden tardar hasta 14 días en aparecer después de haber sido infectado. Por lo tanto, si se infecta justo antes de vacunarse, es posible que no se enferme hasta después de recibir la vacuna.

También es posible infectarse después de vacunarse, porque su cuerpo necesita tiempo para desarrollar inmunidad. Y, aunque las vacunas son muy efectivas, ninguna vacuna es 100% efectiva. A veces, las personas tienen fiebre o se sienten cansadas durante uno o dos días después de recibir una vacuna. Estos efectos secundarios de la vacuna son normales y son una señal de que el cuerpo está desarrollando inmunidad. Deberían desaparecer en unos días.

Sí. El CDC recomienda la vacunación para todas las personas de 12 años o más, incluidas las personas que están embarazadas, amamantando, que intentan quedar embarazadas ahora o que podrían quedar embarazadas en el futuro. Las personas embarazadas tienen más probabilidades de enfermarse gravemente con el COVID-19 en comparación con las personas que no están embarazadas. Además, las personas embarazadas tienen más probabilidades de sufrir complicaciones, como un parto prematuro, si tienen el COVID-19.

No hay evidencia de que las vacunas contra el COVID-19 causen problemas con el embarazo, incluido el desarrollo de la placenta. Además, no hay evidencia de que los problemas de fertilidad femenina o masculina sean un efecto secundario de ninguna vacuna, incluidas las vacunas contra el COVID-19. Las vacunas no cambian el ADN de una persona y no hay evidencia de que afecten la pubertad o el desarrollo de la adolescencia.

Para obtener más información, consulte la página web Vacunas contra el COVID-19 para personas que desean tener un bebé de los CDC.

No hay ninguna razón biológica, evidencia o experiencia de la vida real que demuestre que las vacunas, que incluye las vacunas contra el COVID-19, causan problemas de fertilidad. De hecho, algunas mujeres que fueron vacunadas como parte de los ensayos clínicos de la vacuna contra el COVID-19 y muchas personas que fueron vacunadas desde los ensayos han quedado embarazadas. Para obtener más información, lea la hoja de información de la vacuna contra el COVID-19 de Salud Pública Verificación de datos: Las vacunas contra el COVID-19 no causan infertilidad. Las vacunas no cambian el ADN de una persona y no hay evidencia de que afecten el desarrollo de los adolescentes.

Algunas mujeres han reportado cambio en sus períodos después de haberse vacunado, que incluye flujo más abundante y cólicos menstruales dolorosos. Todavía no sabemos si estos cambios se deben a la vacuna, los cambios menstruales no se informaron de los ensayos clínicos y aún no hay resultados de estudios disponibles sobre este tema. Es importante recordar que muchas cosas pueden causar un cambio en el ciclo menstrual, tales como el estrés, cambios en el sueño, dieta, ejercicio y algunos medicamentos. Los períodos irregulares son comunes entre adolescentes y pueden no tener una causa especifica. Si tiene inquietudes acerca de su período o el período de sus hijos, hable con un médico.

Luego de recibir una vacuna contra el COVID-19, puede tener efectos secundarios como los que obtiene después de recibir la vacuna antigripal o contra el herpes zóster. Para vacunas de dos dosis, los efectos secundarios son más comunes luego de la segunda dosis. Estos efectos secundarios pueden limitar su habilidad para realizar tareas diarias, pero deberían desaparecer luego de uno o dos días. No todos presentan efectos secundarios. Estos pueden incluir:

  • Fiebre, escalofríos y dolores musculares
  • Dolor de cabeza
  • Cansancio
  • Dolor o enrojecimiento de brazo

Los efectos secundarios son normales y es una señal de que la vacuna está funcionando. Muestra que su cuerpo está aprendiendo a combatir el virus y está desarrollando inmunidad. No todo el mundo sufre efectos secundarios. Es importante recibir la segunda dosis incluso si tiene efectos secundarios después de la primera, a menos que un proveedor de vacunas o su médico le indique lo contrario.

Comuníquese con su médico si tiene:

  • Efectos secundarios de la vacuna que duran más de 2 días
  • Nuevos síntomas que comienzan más de 2 días después de recibir la vacuna
  • Tos, dificultad para respirar, goteo nasal, dolor de garganta o nueva pérdida del gusto u olfato (ya que estos no son efectos secundarios de la vacuna)
  • Síntomas que empeoran o le preocupan.

Sí, pueden ocurrir efectos secundarios graves, pero son muy raros. Los sistemas de control de la seguridad de las vacunas han identificado cuatro problemas de salud graves, que se describen a continuación. Si recibe una vacuna, consulte Después de Recibir la Vacuna para conocer los posibles síntomas que debe tener en cuenta.

  • Anafilaxia: la anafilaxia es una reacción alérgica rara pero grave que puede ocurrir después de cualquier vacuna. Ha ocurrido en aproximadamente en 2 a 5 personas por millón vacunadas contra el COVID-19 en los EE. UU. Todos son observados durante un breve período de tiempo después de recibir la vacuna contra el COVID-19, de modo que, si ocurre la anafilaxia, se puede tratar de inmediato. Obtenga más información en la página web de los CDC Qué hacer si tiene una reacción alérgica después de recibir una vacuna contra el COVID-19.
  • Trombosis con síndrome de trombocitopenia (TTS por sus siglas en inglés): TTS es una condición rara pero grave que involucra coágulos de sangre y plaquetas bajas. Se ha reportado en personas que recibieron la vacuna J&J. Las mujeres menores de 50 años deben ser especialmente conscientes de su mayor riesgo de padecer esta rara condición - alrededor de 7 por cada millón de mujeres de entre 18 y 49 años que recibieron la vacuna J&J padecieron de TTS. Para las mujeres de 50 años o más y los hombres de todas las edades, el riesgo de TTS es aún más raro. Para obtener más información, visite la página web de preguntas frecuentes sobre la vacuna J&J de los CDC.
  • Síndrome de Guillain-Barré (GBS por sus siglas en inglés): el GBS es un trastorno poco común en el que el sistema inmunológico del cuerpo daña las células nerviosas. Esto causa debilidad muscular y, a veces, parálisis. La mayoría de las personas se recuperan por completo del GBS, pero algunas tienen daño nervioso permanente. Se ha informado de GBS en personas que recibieron la vacuna J&J. Hubo más casos en hombres, especialmente en hombres de 50 años o más. Casi todas las personas se enfermaron dentro de las 6 semanas posteriores a la vacunación. La mayoría se enfermó en las primeras 3 semanas. En general, se estima que 7.8 personas contraen GBS de cada millón de personas que reciben la vacuna J&J.
  • Miocarditis y pericarditis - Inflamación del músculo cardíaco (miocarditis) o del revestimiento exterior del corazón (pericarditis) en personas que recibieron las vacunas Pfizer y Moderna. La mayoría de los casos fueron reportados en adolescentes varones y adultos jóvenes y la mayoría ocurrió días después de la segunda dosis de la vacuna. Las personas que padecen de estas condiciones pueden regresar a sus actividades diarias normales después de que mejoran sus síntomas.

    En general, se estima que 3.5 personas contraen miocarditis por cada millón de personas que reciben una segunda dosis de la vacuna Pfizer o Moderna. Es importante tener en cuenta que la miocarditis y la pericarditis son más comunes en las personas que contraen el COVID-19, y los riesgos para el corazón de la infección por COVID-19 pueden ser más graves.

Hasta la fecha, se han administrado más de 350 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 en los EE. UU. Aunque pueden ocurrir efectos secundarios, son muy raros. Los beneficios de vacunarse superan los riesgos.

Los efectos secundarios a largo plazo después de cualquier vacunación son extremadamente raros. Históricamente, el control de la vacuna ha demostrado que, si se presenta algún efecto secundario, generalmente comienza dentro de las seis semanas posteriores a la administración de la dosis de la vacuna. Por esta razón, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) requirió que cada una de las vacunas contra el COVID-19 autorizadas se estudiaran durante al menos ocho semanas después de la dosis final durante los ensayos clínicos. Asimismo, los CDC continúan monitoreando de cerca las vacunas COVID-19 después de que son autorizadas por la FDA. Así es como nos enteramos rápidamente de los raros coágulos de sangre con plaquetas bajas en una cantidad muy pequeña de mujeres que recibieron la vacuna J&J (ver arriba). Si los científicos encuentran alguna conexión entre un problema de seguridad y cualquier vacuna, la FDA y el fabricante de la vacuna trabajan para encontrar una solución para abordar el problema de seguridad específico (por ejemplo, un problema con un lote específico, un problema de fabricación o la vacuna en sí).

Si tiene un evento adverso (posible efecto secundario) después de ser vacunado, incluso si no está seguro de que la vacuna lo causó, infórmelo a VAERS. El Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas es un sistema de advertencia temprana que la FDA y el CDC utilizan para detectar posibles problemas de seguridad. Para presentar un informe, llame al 1-800-822-7967 o visite https://vaers.hhs.gov/reportevent.html.

Si se ha inscrito en V-Safe, el verificador de salud después de la vacunación del CDC también puede informar sus síntomas a través de la aplicación para teléfonos inteligentes.

VAERS y V-Safe no brindan asesoramiento médico. Si tiene síntomas o problemas de salud que le preocupan en cualquier momento después de la vacunación contra el COVID-19, comuníquese con su profesional de la salud o busque tratamiento médico.

No. Las vacunas no harán que dé positivo en una prueba de PCR o de antígeno viral (prueba de hisopo o saliva) que busca una infección actual por COVID-19. Puede dar positivo en algunas pruebas de anticuerpos (sangre). Esto se debe a que las vacunas funcionan enseñando a su cuerpo a producir anticuerpos.

Consulte la página web de pruebas de detección de salud pública ph.lacounty.gov/covidpruebas para obtener más información sobre las pruebas de detección de COVID-19.

Sí. Aún debe vacunarse incluso si ya tuvo el COVID-19. Aún no sabemos cuánto tiempo estará protegido después de haber tenido el COVID-19. Vacunarse aumentará su inmunidad para una mejor y más duradera protección contra el COVID-19, que incluye variantes más infecciosas del virus.

Vacunarse después de contraer COVID-19 es seguro, pero debe esperar hasta que termine su período de aislamiento. Esto es para que no infecte a los trabajadores de la salud ni a otras personas cuando vaya a vacunarse. Si ha recibido un anticuerpo monoclonal o un tratamiento de convalecencia, debe esperar 90 días antes de recibir la vacuna contra el COVID-19.

Los niños de 12 años en adelante pueden vacunarse con la vacuna Pfizer. Actualmente se están estudiando vacunas en niños menores de 12 años, y es posible que una vacuna esté disponible para los niños más pequeños a fines del otoño o el invierno.

Más de 4 millones de niños han dado positivo en pruebas de COVID-19 en los EE.UU. desde el inicio de la pandemia. Aunque el COVID-19 suele ser más leve en los niños que en los adultos, algunos niños pueden enfermarse gravemente o tener problemas de salud persistentes a causa del COVID-19. Vacunar a su hijo reduce el riesgo de infectarse con el virus que causa COVID-19. La vacuna también lo protegerá contra el síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (MIS-C), una afección poco común pero grave en los jóvenes que han tenido COVID-19.

Los niños que se infectan pueden transmitir el virus a otras personas incluso si no se sienten enfermos. Vacunarse ayuda a proteger a amigos y familiares, así como a la comunidad en general. Esto incluye proteger a las personas con sistemas inmunológicos débiles y a los niños menores de 12 años, que aún no pueden vacunarse.

Una vez que su hijo esté completamente vacunado, tendrán menos probabilidades de infectarse al visitar a amigos, practicar deportes, viajar para ver a la familia y al regresar a la escuela. No necesitarán ponerse en cuarentena si un amigo, familiar, maestro o compañero de equipo contrae COVID-19.

Para obtener más información, consulte las Preguntas Frecuentes (FAQ) Sobre el COVID-19 para Padres en la página web VacunateLosAngeles.com.

Sí. Se recomienda fuertemente a las personas con sistemas inmunitarios débiles (inmunodeprimidos) que se vacunen porque tienen un mayor riesgo de contraer el COVID-19. También son más propensos a enfermarse gravemente si se infectan. Esto es especialmente importante ahora que la variante Delta es tan común porque es más infecciosa que las versiones anteriores del virus.

Es posible que las vacunas no funcionen tan bien en personas con algunas condiciones de salud o que están tomando medicamentos que debilitan gravemente su sistema inmunológico (por ejemplo, cánceres relacionados con la sangre o ciertos tratamientos para el cáncer, trasplantes de órganos y ciertas afecciones autoinmunes).

Si tiene un sistema inmunológico moderado o gravemente debilitado y ya recibió 2 dosis de la vacuna Pfizer o Moderna, se recomienda que reciba una tercera dosis de la vacuna. Hable con su médico sobre si necesita recibir una dosis adicional de la vacuna contra el COVID-19 y el mejor momento para hacerlo. La tercera dosis de la vacuna de ARNm debe administrarse al menos 28 días después de la segunda dosis. Si es posible, debe usarse el mismo tipo de vacuna. Por ejemplo, si recibió una serie de vacunas Pfizer, intente recibir una vacuna Pfizer para su tercera dosis. Actualmente, no se recomienda una dosis adicional para quienes hayan recibido la vacuna J&J. La FDA todavía está evaluando datos sobre qué tan bien funciona la vacuna J&J en personas con sistemas inmunológicos débiles.

Si tiene un sistema inmunológico débil, es muy importante que continúe protegiéndose incluso si recibe una tercera dosis de la vacuna. Esto incluye usar una mascarilla que se ajuste bien, mantener la distancia física, evitar lugares llenos de gente o espacios con poca circulación de aire y lavarse las manos con frecuencia. Considere la posibilidad de usar una “mascarilla doble” (usar una mascarilla de tela sobre la mascarilla quirúrgica) o un respirador N95 para un mayor nivel de protección. Las personas con las que está en contacto cercano pueden ayudarlo a protegerse vacunándose también.

Depende.

  • Las personas que son alérgicas a cosas como medicamentos orales, alimentos (que incluye los huevos), látex, mascotas o polen, o personas que tienen antecedentes familiares de alergias, pueden vacunarse.
  • Si ha tenido una reacción alérgica a una vacuna o terapia inyectable, hable con su médico para decidir si es seguro vacunarse.
  • Si es alérgico al polietilenglicol (PEG), no debe recibir la vacuna Pfizer o Moderna. Pregúntele a su médico si puede recibir la vacuna J&J.
  • Si es alérgico al polisorbato, no debe recibir la vacuna J&J. Pregúntele a su médico si puede recibir la vacuna Pfizer o Moderna.

Existe un pequeño riesgo de anafilaxia (un tipo grave de reacción alérgica) con cualquier vacuna. Esta es la razón por la que se observa a todas las personas durante un período breve después de recibir la vacuna contra el COVID-19.

La información sobre reacciones alérgicas puede cambiar. Asegúrese de consultar la guía más reciente en la página web Vacunas Contra el COVID-19 Para Personas con Alergias del CDC y hable con su médico.

Sí. Los CDC y los expertos en embarazo, incluido el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, la Sociedad de Medicina Materno-Fetal y el Colegio Americano de Enfermeras Parteras recomiendan que las personas embarazadas y amamantando se vacunen contra el COVID-19.

No hay evidencia de que la vacuna contra el COVID-19 cause algún problema con el embarazo, incluido el desarrollo de la placenta. Hasta julio de 2021, más de 139,000 personas embarazadas han sido vacunadas y no se han producido embarazos inesperados o problemas fetales. No ha habido reportes de un mayor riesgo de pérdida del embarazo, problemas de crecimiento o defectos de nacimiento.

El COVID-19 en sí mismo es un motivo de grave preocupación durante el embarazo. Las personas embarazadas y las que han estado embarazadas recientemente que contraen el COVID-19 tienen más probabilidades de enfermarse gravemente y ser hospitalizadas que las personas que no están embarazadas. También tienen más probabilidades de tener complicaciones durante el embarazo, como un parto prematuro, en comparación con las personas embarazadas que no tienen el COVID-19.

La vacuna contra el COVID-19 puede proteger a las personas embarazadas de enfermedades graves causadas por el COVID-19. En estudios de personas que recibieron vacunas de ARNm de COVID-19, se encontraron anticuerpos en la sangre del cordón umbilical de los bebés y en la leche materna. Esto significa que la vacunación durante el embarazo también podría ayudar a proteger a los bebés contra el COVID-19. La creciente evidencia sobre la seguridad y eficacia de la vacuna contra el COVID-19 durante el embarazo muestra que los beneficios de recibí la vacuna contra el COVID-19 superan cualquier riesgo conocido o potencial. Para obtener más información, consulte la guía de vacunación contra el COVID-19 de la Sociedad de Medicina Materno-Fetal Si Está Embarazada o Amamantando y la página web de los CDC Vacunas Contra el COVID-19 Durante el Embarazo o periodo de Lactancia.

Si está embarazada y tiene preguntas sobre cómo vacunarse, hable con su médico. También puede hablar con expertos de MotherToBaby (Madre a Bebe, servicio de una organización sin fines de lucro) que están disponibles para responder preguntas en inglés o español. Este servicio gratuito y confidencial que está disponible de lunes a viernes de 8am a 5pm. Puede llamar al 866-626-6847, enviar un mensaje de texto al 855-999-8525, enviar un correo electrónico a ContactUs@mothertobaby.org o iniciar un chat en mothertobaby.org/ask-an-expert/.

Sí. Los expertos, incluidos los CDC, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, la Sociedad de Medicina Materno-Fetal y el Colegio Americano de Enfermeras Parteras recomiendan que las personas que estén amamantando se vacunen contra el COVID-19.

Las personas que están amamantando no se incluyeron en los estudios de vacunas. Sin embargo, según lo que sabemos sobre cómo funcionan estas vacunas, no se cree que las vacunas sean un riesgo para el bebé. Informes recientes han demostrado que las personas que amamantan y han recibido las vacunas Pfizer o Moderna tienen anticuerpos en la leche materna, lo que podría ayudar a proteger a sus bebés. Estas vacunas no pasan a la leche materna.

Sí. Los adultos y los niños mayores de 12 años pueden recibir la vacuna contra el COVID-19 al mismo tiempo que otras vacunas, como la del sarampión y la tos ferina. Si su hijo recibe una vacuna contra el COVID-19 en un lugar que no ofrece las otras vacunas que necesita, puede ir a un lugar diferente para recibirlas en cualquier momento. No es necesario esperar entre vacunas.

La mayoría de los procedimientos o exámenes médicos de rutina se pueden realizar antes o después de recibir la vacuna contra el COVID-19.

Nota: Si debe realizarse una mamografía de rutina y se ha vacunado recientemente contra el COVID-19, pregúntele a su médico cuánto tiempo debe esperar antes de realizarse la mamografía. Las personas que han recibido la vacuna contra el COVID-19 pueden presentar inflamación en los ganglios linfáticos (llamada linfadenopatía) en la axila cerca de donde recibieron la inyección. Esta hinchazón es una señal normal de que el cuerpo está construyendo protección contra el COVID-19. Esta hinchazón temporal podría causar una lectura falsa en una mamografía, por lo que es importante informar al personal sobre su vacunación. Para obtener más detalles, consulte las Recomendaciones para las Mujeres que Reciben la Vacuna Contra el COVID-19 la Vacuna Contra el COVID-19 (sólo disponible en inglés) de la Sociedad de Imagen Mamaria (Society of Breast Imaging).

La vacuna contra el COVID-19 también puede afectar los resultados de algunos tipos de pruebas de diagnóstico de tuberculosis (TB), consulte la página web del CDC Vacunación Contra el COVID-19 y Otros Procedimientos Médicos.

Algunos de los efectos secundarios de vacunarse son similares a los síntomas del COVID-19. Debe hacerse la prueba y quedarse en casa y lejos de otras personas si tiene:

  • Tos, falta de aliento, goteo nasal, dolor de garganta o nueva pérdida del gusto u olfato; estos síntomas NO son efectos secundarios de la vacuna.
  • Efectos secundarios de la vacuna (ver arriba) que duran más de 2 días después de recibir la vacuna

Aún es importante estar atento a los síntomas de COVID-19 incluso si se ha vacunado, especialmente si ha estado cerca de alguien que está enfermo.

Vacunarse es la mejor herramienta para detener esta pandemia. Las vacunas refuerzan su sistema inmunológico para que esté listo para combatir el virus si está expuesto. Otros pasos, como las mascarillas y el distanciamiento físico, ayudan a reducir las probabilidades de estar expuesto o propagar el virus. Las vacunas son especialmente importantes para prevenir la propagación dentro de los hogares, donde puede ser difícil mantenerse alejados si uno o más miembros de la familia tienen COVID-19 o necesitan ponerse en cuarentena. La vacunación también es la mejor manera de detener el desarrollo y la propagación de nuevas variantes del virus.

Si no tiene síntomas y está completamente vacunado, no necesita ponerse en cuarentena. Debe hacerse la prueba, monitorear su salud para detectar síntomas de COVID-19 durante 14 días y continuar protegiéndose a sí mismo y a los demás. Para obtener más información, consulte la página web del Departamento de Salud Pública Cuando Ha Sido Completamente Vacunado.
Get Adobe Reader
Adobe Reader

Note: PDF documents on this site were created using Adobe Acrobat 5.0 or later. Document functionality may be reduced if you are using an earlier version (4.x or less). Get the latest version of Adobe Acrobat.



Public Health has made reasonable efforts to provide accurate translation. However, no computerized translation is perfect and is not intended to replace traditional translation methods. If questions arise concerning the accuracy of the information, please refer to the English edition of the website, which is the official version.

Los Angeles County Seal: Enriching lives through effective and caring services