Salud Social
y Emocional

Una sonriente mamá cargando a su niño chiquito hacia una enfermera de visita a domicilio que trata de alcanzar al bebé con sus brazos.

Usted juega un papel muy importante en el desarrollo saludable de su hijo o hija

Todos queremos lo mejor para nuestros niños. Usted no está solo. HMG LA está aquí para ayudar a que su niño o niña prospere. Help Me Grow LA conecta a las familias con programas gratuitos o de bajo costo para el desarrollo de su niño o niña. HMG LA también ofrece recursos, consejos, y herramientas para los hitos del desarrollo y las habilidades de su hijo o hija.

El Desarrollo Social y Emocional es Importante

La salud social y emocional son parte del desarrollo infantil. Incluyen la manera en la que un niño responde a situaciones y a la gente (temperamento); la relación con la persona que lo cuida (apego); llevarse bien con otros (habilidades sociales); y lidiar con sus emociones (regulación emocional). Mientras que los bebés y los niños crecen, su habilidad para formar relaciones seguras, explorar ambientes, y expresar emociones, también se desarrollan. A continuación, hay algunas cosas que puede hacer para ayudarle a su hijo o hija a prosperar durante sus primeros cinco años de vida.

img

Edades de 0 a 1:

  • Desde que nacen, los bebés miran a quien los cuida y desarrollan un nexo con ellos. Cargue a su recién nacido O recién nacida piel con piel; y asegúrese de hablarle y cantarle a menudo.
  • Al cumplir los cuatro meses, la mayoría de los bebés sonríen, responden a la gente y hasta pueden tratar de copiar las caras de otros. Anime a su bebé sonriéndole y jugando a hacer “caras chistosas”, viéndose juntos en un espejo, y leyéndole.
  • Entre los seis a nueve meses de edad, la mayoría de los bebés reconocen caras. Les encanta jugar con sus papás y pueden volverse un poco tímidos cuando hay extraños. Si usted necesita irse, ofrézcales la calma de qué regresará. Esto les ayudará a sentirse queridos y seguros.
  • Al cumplir un año de edad, la mayoría de los bebés responden a las emociones de otros, tienen un juguete o una actividad favorita y buscan atención a través de sonidos o acciones. Ayude a las habilidades de su bebé de un año de edad jugando “dónde está” Y compartiendo juegos con él o ella. Responder de manera positiva, como leerle su libro favorito cuando ella se lo da, le ayuda a saber que ella si le importa.

Edades de 1 a 3:

  • Más o menos a los 18 meses de edad, la mayoría de los niños expresan un rango de emociones, y pueden empezar a hacer berrinches. Refuerce los sentimientos y enséñale a su hijo o hija palabras para expresarse: “Yo sé que estás enojado porque ya no puedes comer más galletas”. Enséñale mejores maneras para responder a sentimientos de enojo, como el respirar profundo y usar palabras.
  • Los berrinches de su hijo o hija pueden ser estresantes para usted también. Después de reconocer los sentimientos, aléjese por un momento, asegurándose que su hijo o hija sepa que puede regresar a usted una vez que esté listo o lista. Esto les dará a los dos la oportunidad de calmarse, les enseña que está bien expresar sentimientos fuertes, y también que usted está disponible en caso de qué ellos le necesiten.
  • A la edad de 2 a 3, la mayoría de los niños se vuelven cariñosos y les preocupan otras personas dentro y fuera de la familia, juegan juegos muy sencillos en los que pretenden, y comienzan a disfrutar el jugar con otros niños. Desarrólleles el autoestima festejándoles cuándo se porten bien y hagan lo que se les pide, como seguir instrucciones, cooperar, y expresar sentimientos con palabras cuando están molestos.
  • A la edad de 3, comience a dejarlos jugar con otros niños, un par de horas o menos, para impulsar la socialización y para que usted también se conecte con otros padres de familia.

Edades de 4 a 5:

  • En las edades de 4 y 5, la mayoría de los niños pueden hablar de las cosas que les gustan (Y de las que no), les gusta probar nuevas cosas, pueden jugar cooperando, pueden intimar y/o pueden querer ser como sus amigos y pueden seguir las reglas. Las reuniones para jugar o para juntarse con otros parientes siguen desarrollando sus habilidades sociales y emocionales. También los prepara para ser positivos y abiertos a nuevas relaciones mientras que entran al preescolar y al kindergarten.
  • Los niños chiquitos cooperan y también desafían en la casa. Ofrézcales opciones y celebre cuando cumplan sus tareas y se controlen cada vez más a sí mismos. Ayúdenles a manejar su comportamiento estableciendo límites y reglas claras y consistentes y dígales que espera de ellos. ¡Abrácelos muy seguido!
  • Recuerde que los niños en desarrollo están captando mucha información, aprendiendo habilidades y experimentando nuevos retos. Los niños en edad preescolar están siendo expuestos a nuevas personas y situaciones. Seguramente habrá tropiezos y decepciones. Los adultos le pueden ayudar a los niños a lidiar con malas experiencias y a desarrollar resiliencia.

Experiencias Adversas de la Niñez (ACES, por sus siglas en inglés) Y Estrés Tóxico

El estrés puede ser causado por diferentes cosas. Un poco de estrés es por las experiencias positivas, como empezar la escuela o mudarse a una nueva casa. Algunas experiencias que causan estrés no son positivas, como el abuso físico o estar en el hospital. El estrés que no es positivo puede ser tolerable o tóxico. El estrés tolerable no retrasa el desarrollo en los niños y hasta puede ser que ayude. Pero el estrés tóxico, puede retrasar el desarrollo y afectar la salud de la persona a través de toda su vida.

El que el estrés sea tóxico o no depende de varias cosas: la cantidad, cuánto dura, y cómo reacciona una persona a éste. Algunas cosas como el abuso, negligencia, o los retos en el hogar (por ejemplo, el divorcio, negligencia, o si alguno de los padres usa drogas) puede causar estrés tóxico. A estas cosas se les llama Experiencias Adversas de la Niñez (ACEs). Es posible que un niño pase por estrés tolerable en lugar de estrés tóxico. Tener una relación sólida con un adulto confiable puede ayudar a que el estrés sea tolerable en lugar de tóxico.

Cosas como el abuso y la negligencia pueden hacer que sea más difícil para un niño crecer y desarrollarse sanamente. Algunos niños que están expuestos al estrés tóxico pueden tardarse más en desarrollarse social y emocionalmente. Los niños que se retrasan en su desarrollo social y emocional pueden tener dificultades más adelante en la vida. Al igual que otras enfermedades, los retrasos sociales y emocionales se pueden prevenir o ayudar con la atención y el apoyo de profesionales capacitados. Si su hijo o hija perdió las habilidades que antes tenía, o si cree que podría haber problemas por la manera en la que se porta con quien le cuida o con otros niños, es bueno hablar con su proveedor de atención médica o con el pediatra de su hijo o hija. Abajo encontrará algunos recursos que puede usar para obtener más información acerca de la salud social y emocional de su hija o hijo:

Para más recursos, por favor visite nuestra página de Recursos:

página de Recursos
Una mamá mira amorosamente a su niña chiquita, mientras que la niñita mira de frente a la cámara.